Dioses del Judaismo

DIOSES en el JUDAISMO
-El Dios del Sinaí
Las características que Yawé (El Dios manifestado en la gran hierofanía del Sinaí) son las siguientes:
-Es un Dios incorpóreo. Difiere del abstracto hinduista del “alma cósmica” en la que el hombre tratará de fundirse una vez se haya liberado de las engañosas ilusiones del mundo y del fatigoso “ciclo de la vida”.
-Es un Dios creador: Toda a vida depende de él. Es un Dios voluntariamente interesado por el hombre y por la vida. Que tomará la iniciativa para que el hombre “sea hombre” y “viva con dignidad”
-Es un Dios de esperanza. Un Dios bueno y optimista de él depende todo el bien. Su plan es compartir la felicidad con el hombre. Por eso lo crea “a su imagen y semejanza” y le otorga la libertad y el acabado de la creación(nombra al hombre su ayudante, confía plenamente en él).

La vida y el hombre no son una vana ilusión, ni el fruto de un determinado ciclo cósmico que se repite sin fin.
-Es el Dios de la justicia y de la Santidad. Es considerada la justicia uno de los atributos que mejor definen a Dios. Por eso en el judaísmo el hombre justo es el hombre santo porque se asemeja al principal atributo de Dios. Los profetas inciden en este aspecto de Dios exigiendo un comportamiento idéntico al hombre.
-Es el Dios de la solidaridad o caridad. Desde el comienzo de la Biblia se recuerda: “Abre tu mano ampliamente a tu hermano, al necesitado y al pobre”. Es una de las grandes virtudes de Dios que liberó al pueblo de sus carencias y por ello hay que practicarla en este mundo entre los hombres.
Así pues, la vida para el hombre no es una carga sino un regalo de Yaweh. por eso debe aprovecharlo y ajustar su vida a su plan (“la voluntad de Yaweh”, “la ley”)
Con el monoteísmo aparece la idea positiva y optimista de la religión, en claro contraste con el pesimismo radical de las religiones asiáticas y politeístas.
El planteamiento humano y el de Yaweh siguen la misma línea. Cuando más se entiende a ese Yaweh más potencial humano se desarrolla y viceversa.

El nombre de Dios es de hecho impronunciable. El hombre judío no lo nombra y se refiere a él con palabras sucedáneas, “Él”, Adonai(Señor), YHWH (pronunciado Yahweh ["el que es"] ), Jehowah…